Menu
  • La situación en que se encuentra el mundo con el coronavirus no tiene precedentes. Un ejemplo desde la perspectiva de la ciencia de datos es que la naturaleza de los datos disponibles y el enfoque para la prueba del virus está cambiando a medida que intentamos medir su impacto. Este es un escenario catastrófico para muchos métodos tradicionales en ciencia de datos, ya que no existe una base: la “verdad fundamental” no existe. Esta falta de contexto impacta la toma de decisiones y los tipos de métodos que pueden ser efectivos.

    Sin lugar a duda, el coronavirus está afectando la economía, las cadenas de suministro y la geopolítica. A medida que avanza, la pandemia afectará a diferentes partes de la cadena de valor integrada del mundo de diferentes maneras y en distintos momentos. Incluso sin quererlo, los gobiernos se impactarán entre sí, lo que provocará una interrupción compuesta. Esta interrupción compuesta también complica los esfuerzos para utilizar los datos para tomar decisiones informadas.

    Aprender y evolucionar

    Si establecemos un paralelismo con las empresas, generalmente hay un punto en el que existe suficiente información para tomar una decisión, pero no necesariamente la suficiente para que ésta sea una buena decisión. En este tipo de escenarios, uno debe revisar constantemente lo que debe entenderse para mejorar la decisión basada en nuevos datos. A medida que los datos cambian, las decisiones y reacciones deben ajustarse. Es necesario usar métodos que están desarrollándose al momento, basados ​​en acciones y reacciones, ya que generalmente en una crisis, no se tienen datos históricos de los cuales aprender.

    El pensamiento científico se observa en gran medida en la crisis actual, con ejemplos de sesiones informativas que hacen referencia a lo que se dijo ayer, lo que se cree que es cierto y, por lo tanto, lo que se está haciendo. Tal “base” de investigación es una de las características de la buena ciencia. Sabemos que la ciencia siempre está en desarrollo (ya sea en tiempos de crisis o no). Continuaremos aprendiendo más sobre el impacto del coronavirus en el mundo. Los buenos líderes (gobierno y empresas) deben comunicarse auténticamente; por ejemplo, asumiendo una actitud donde se comparta la mejor orientación con lo que cada gobierno cuenta hoy y continuar aprendiendo para adaptar las respuestas en función de lo que se aprende en conjunto. Probar y aprender es esencial. El fracaso es el primer intento del aprendizaje basado en iteraciones.

    ¡Hacer las preguntas correctas!

    Los datos no necesariamente “hablan”; es la interpretación de los datos la que lo hace. Sin embargo, cualquiera que interprete datos tendrá sesgos. Los diferentes métodos y técnicas tienen condiciones previas. Los métodos como el aprendizaje automático a menudo requieren algo de capacitación o ejemplos. En este momento, no tenemos ejemplos. Necesitamos hacer inferencias, avanzar y sacar nuevas conclusiones. Los datos son importantes, pero son las condiciones previas, el pensamiento crítico, las preguntas que hacemos y la forma en que desafiamos el sesgo lo que nos ayudará a superarlo.

    Realiza preguntas para guiar el pensamiento: ¿Qué datos se necesitan? ¿Qué predicciones estamos tratando de hacer? ¿Qué se aprende? ¿Cómo nos hace avanzar?

    ¿Encontrar la verdad?

    Cuando nos preguntamos acerca de encontrar la “verdad”, en cualquier situación de crisis, el impacto es más sobre lo que uno cree en un momento dado y por qué. Habrá muchas “verdades” en competencia que provienen de diferentes perspectivas, incluida la latencia de los datos, la perspectiva del observador, la alteración intencional o la supresión de datos, y otros factores. Durante cualquier crisis, puede que no haya una verdad absoluta. La idea es centrarse en lo que se cree y por qué, y cómo esas creencias impactan las decisiones tomadas. Se trata de usar preguntas para orientar nuestro pensamiento: ¿Qué datos se necesitan? ¿Qué predicciones estamos tratando de hacer? ¿Qué se aprende? ¿Cómo nos hace avanzar?

    ¿Cuál es la mejor manera de evaluar en qué datos creer?

    • Triangular: obtener los mismos datos de otra fuente.
    • Siempre hacer la pregunta “¿Qué debo creer para creer en este número?” (por ejemplo, si un país publica datos sobre la tasa de infección, lo primero que debemos creer es que el país mide la tasa de infección de la misma manera que nosotros, que el número es actual, que la información no ha sido alterada, etcétera).

    Liderazgo en tiempos de crisis

    Para el liderazgo en crisis, la autenticidad, la comunicación y la colaboración son clave. Cuanto más auténtico uno sea sobre lo que se sabe y lo que no, mejor. Por supuesto, este consejo puede ser complicado en un mundo donde todos tienen un teléfono inteligente. El término “infodemia” se ha utilizado para describir el estado de estar inundado de datos en conflicto. Tanta información (y a la vez, tanta desinformación) se convierte en algo abrumador también para los líderes.

    Debemos asumir también que no todo cuanto es verdad se mantiene con el tiempo. Esto puede ser especialmente cierto en un momento de crisis altamente dinámica, que hace que la autenticidad, la comunicación y la colaboración sean más difíciles, pero aún más importantes.

    El único camino para vencer esto es juntos

    ¿Qué orientación pueden tener los líderes empresariales para usar los datos para sortear la crisis?

    • Comunicarse de forma auténtica.
    • Colaborar: no hay forma de que una persona u organización pueda saberlo todo sobre la situación.
    • Pensar más allá de la crisis: compartir mentalmente las estrategias que deseamos implementar una vez que salgamos de una crisis. Las empresas desean continuar sin libres de esta situación sin colapsarse.

    Además, en una crisis, muchas empresas crean dos equipos:

    1. Equipo alfa: los primeros que lidian con problemas inmediatos de una crisis.
    2. Equipo beta: responsables de pensar en lo que se está perdiendo, lo que se necesita para apoyar al equipo alfa cuando lleguen a las etapas posteriores del apoyo de crisis y otros problemas a largo plazo.

    Es esencial que las personas, las empresas y los gobiernos trabajen juntos a nivel local y global para atravesar la crisis inmediata y cuando esta termine. El mundo ha cambiado, y el orden mundial no se verá igual después de la crisis del coronavirus.

    Para hacer nuestra parte con ayuda colaborativa, hemos recopilado un conjunto de recursos para ayudarlo a navegar los impactos del nuevo coronavirus en su empresa. Visite el nuevo sitio web con información esencial para que los negocios enfrenten esta crisis por el coronavirus.